CENTRO SOCIAL DE O GORGULLÓN EN PONTEVEDRA

 

Datos

  • Cliente: Concello de Pontevedra
  • Situacion: Pontevedra. Galicia
  • Fase: Proyecto Básico y de Ejecución. Dirección de Obra
  • Fecha Proy.: Junio 2009
  • Fecha Obra: Diciembre 2010
  • Superficie: 454,75 m2
  • Presupuesto: 317.762,61 €
  • Coord. GPS: 42º25´32.51"N 8º38´19.03"O

Categoria:

TwitterFacebookGoogle+Email

PREMIO “GRAN DE AREA 2011 de Aportación á Arquitectura”, concedido por las delegaciones de Pontevedra y Vigo, del COLEGIO OFICIAL DE ARQUITECTOS DE GALICIA. Mayo 2011.

Se proyecta un centro social urbano que debe convertirse en referente del barrio en el que está situado. Se pretende que sea un centro social versátil, jugando con espacios diáfanos, transformables y poco especializados, dejando que sea el mobiliario el que cualifique los espacios resultantes.

Se organiza en dos zonas, vinculadas a diferentes fachadas y separadas por el cuerpo de aseos y almacén. Una zona está diseñada para el uso de los ciudadanos que quieren disfrutar de las aulas polivalentes, ludoteca o zona de juegos, y la otra zona estaría previsto para el desarrollo de las actividades que realiza la asociación de vecinos del barrio.

Desde el punto de vista formal, exteriormente se actúa sobre la fachada priorizando el tratamiento de la imagen como referencia urbana. Las fachadas dan continuidad a un elemento que recorre interiormente el local y sale al exterior como logo, fundiendo la imagen del local con la imagen corporativa del centro y el interior con el exterior. En la fachada vidriada bandas translucidas permiten la entrada de luz, interponiendo un tamiz de color que da cierta privacidad a los usuarios, respetando la continuidad entre el exterior y el interior. Se utilizan recursos cromáticos y gráficos con doble función señalectica y estética.

La distribución interior de fácil compresión, se resuelve a partir de un gran mueble, elemento organizador y generador de espacios, procurando eliminar en la medida de lo posible los pasillos, creando zonas amplias de relación, convirtiendo el mueble en imagen del local en el exterior y en el interior y relacionando los espacios mediante transparencias veladas.

Las preexistencias del local y las nuevas intervenciones contrastan cromáticamente mediante el uso diferente del color, en cada una de ellas. Se recurre al grafismo intuitivo que tiene la misma doble función que en la fachada, de lectura, identificando los espacios, y como recurso estético.

Los materiales empleados, acabados, mobiliario, señalización, nivel de techos y colores proyectados, tienen la intención de crear un entorno confortable, facilitando la identificación de cada área y uso mediante la lectura rápida y clara de la disposición de los diferentes servicios, utilizando recursos estéticos que diferencien a cada uno de ellos.